sábado, 25 de septiembre de 2021

Cuota de alimentos tras divorcio

El Código Civil colombiano regula las nueve causales por las que es posible hacer trámite para un divorcio, pero estas leyes también contemplan que el fin de la unión marital no acaba con sus obligaciones de esta, un ejemplo, la cuota  alimentaria para los hijos o la expareja.

Si los esposos están de mutuo acuerdo sin importar la causal que generó el divorcio, pueden ir a cualquier notaría para legalizarlo. Y si no existe mutuo acuerdo, se puede presentar, con la ayuda de un abogado, una demanda ante un juez de familia.


La demanda para el divorcio sólo puede ser presentada por el cónyuge que no causó o dio lugar a las causales de divorcio.

Corte Suprema de Justicia “Separación de hecho da lugar a disolución de sociedad conyugal”

Las sociedades conyugales o patrimoniales nacen desde el matrimonio o la formación y consolidación de la unión de hecho.

Según lo indicado por la corte Suprema de justicia determinó que las sociedades conyugales de los matrimonios se diluyen con la separación de hecho de esposos, por lo tanto queda pendiente la decisión judicial que tendrá efectos retroactivos.


El pronunciamiento mayoritario de la Sala de Casación Civil se produjo al determinar la pretensión de una mujer que pedía que se invalidará la venta que su exesposo había hecho de un inmueble a su nueva pareja, con quien primero convivió en unión marital de hecho y después se casó.


El motivo de la demanda consistió en que su exesposo había adquirido el inmueble cuando todavía estaba vigente su matrimonio y, por lo tanto, formaba parte de su sociedad conyugal y ese bien no podía ser sustraído del patrimonio conjunto.


Las parejas que viven en unión marital podrían conformar una sociedad patrimonial aunque uno de los dos no esté divorciado o no tenga cesación de efectos civiles, porque la sociedad conyugal termina con la separación de hecho definitiva.

viernes, 17 de septiembre de 2021

9 consejos para mejorar los vínculos de la familia en el divorcio

Según cifras en España del Instituto de Estadística, desde el año 1981 hasta nuestra actualidad, se han producido más de 2,2 millones de divorcios en España. De manera que miles de familias han vivido la disolución de la pareja y miles de niños y jóvenes experimentan el divorcio de sus padres.

La reacción de cada integrante de la familia influye mucho en su edad, personalidad y las circunstancias del proceso de separación y divorcio.


Antes se creía que le divorcio rompía la familia, dañando negativamente a los niños y jóvenes, hoy se comprobó que no es el acontecimiento de la separación lo que perjudica, sino los conflictos de la pareja antes y después de la ruptura.


La aparición de algunos problemas, como la ansiedad en los niños y jóvenes, no se debe en sí al cambio en la estructura familiar, sino a la interacción de los padres después de terminar la relación.

sábado, 11 de septiembre de 2021

Cómo divorciarse sin lastimar a los hijos

La frase divorcio es una de las más temidas cuando estamos asentados en una relación. En cuanto el divorcio se suelen asociar términos como fracaso, desengaño. derrota.

Al divorcio ninguna persona llega queriendo, es un paso que damos tras ver en distintas razones que puedan existir, somos infelices en una relación. Es muy fácil decir “Si no estás feliz con tu pareja, divórciate”. En el momento que pasa esta situación, se pasa mal. Lo dice Lucía Galán, en su libro ‘El viaje de tu vida’: un divorcio en cualquiera de los casos no es nada fácil.


¿Debemos seguir en una relación en la que somos infelices por los niños?


La situación es difícil cuando existen hijos de por medio. Es uno de los motivos por los cuales las parejas toman la decisión de no divorciarse o aplazar esta decisión. La psicóloga Silvia Congost dice que se tiene la creencia de que es mejor seguir juntos a pesar de todo por los hijos.  Son varios factores que se deben tener en cuenta por lo que no se debe tener una relación si no se es feliz, así se tengan hijos.


Nuestro bienestar va a afectar también el de nuestros hijos: En una relación en la que no se es feliz, el estado emocional va a repercutir en el día a día y las interacciones con ellos. Como explica Úrsula Perona, “ los niños son como esponjas, se contagian de nuestro estado emocional”. Por lo que si nosotros somos infelices, ellos también.


Siguen nuestro ejemplo: Los niños aprenden que el amor es lo que ven en casa, no importa que sean golpes, gritos, con la posibilidad que lo repitan el día de mañana. Aprenden de manera indirecta que se pueden tener relaciones no sanas, que se puede vivir al lado de una persona que no nos hace feliz, preferimos estar mal acompañados que con esa persona. Debemos enseñar a nuestros hijos que una relación de pareja puede acabar, y es un cambio que nos hace madurar y crecer.

Cómo lograr que después de un divorcio los hijos se sientan en casa en los dos hogares

Uno de los momentos más difíciles por los que puede pasar una familia es cuando los padres se divorcian. El divorcio es la disolución legal...