sábado, 11 de septiembre de 2021

Cómo divorciarse sin lastimar a los hijos

La frase divorcio es una de las más temidas cuando estamos asentados en una relación. En cuanto el divorcio se suelen asociar términos como fracaso, desengaño. derrota.

Al divorcio ninguna persona llega queriendo, es un paso que damos tras ver en distintas razones que puedan existir, somos infelices en una relación. Es muy fácil decir “Si no estás feliz con tu pareja, divórciate”. En el momento que pasa esta situación, se pasa mal. Lo dice Lucía Galán, en su libro ‘El viaje de tu vida’: un divorcio en cualquiera de los casos no es nada fácil.


¿Debemos seguir en una relación en la que somos infelices por los niños?


La situación es difícil cuando existen hijos de por medio. Es uno de los motivos por los cuales las parejas toman la decisión de no divorciarse o aplazar esta decisión. La psicóloga Silvia Congost dice que se tiene la creencia de que es mejor seguir juntos a pesar de todo por los hijos.  Son varios factores que se deben tener en cuenta por lo que no se debe tener una relación si no se es feliz, así se tengan hijos.


Nuestro bienestar va a afectar también el de nuestros hijos: En una relación en la que no se es feliz, el estado emocional va a repercutir en el día a día y las interacciones con ellos. Como explica Úrsula Perona, “ los niños son como esponjas, se contagian de nuestro estado emocional”. Por lo que si nosotros somos infelices, ellos también.


Siguen nuestro ejemplo: Los niños aprenden que el amor es lo que ven en casa, no importa que sean golpes, gritos, con la posibilidad que lo repitan el día de mañana. Aprenden de manera indirecta que se pueden tener relaciones no sanas, que se puede vivir al lado de una persona que no nos hace feliz, preferimos estar mal acompañados que con esa persona. Debemos enseñar a nuestros hijos que una relación de pareja puede acabar, y es un cambio que nos hace madurar y crecer.


En un largo plazo los hijos entenderán los motivos de la separación: Los hijos estarán tristes y no entenderán  la situación en un primer momento, pero en un tiempo va a darse cuenta como sus padres estarán más felices separados. Por eso, tu mejor aliada va a ser la espera y la paciencia. También habrá cambios a los que adaptarse. 


¿Cómo puedo gestionar el divorcio sin que mis hijos sufran?


Tanto Silvia Congost cómo Lucía mi Pediatra aportan varios consejos para poder afrontar y gestionar un divorcio sin que dañe a nuestros hijos ni a nosotros.


Priorízate: Piensa en tu felicidad primero. “Mis hijos son muy importantes en mi vida, son lo más grande que tengo, pero mi felicidad y estabilidad también lo son”, escribe Lucía Mi Pediatra. Como se ha indicado anteriormente, si tú no te encuentras bien, tus hijos tampoco van a estar bien, les va a afectar verte mal.


Deja atrás la culpa: No se va a pasar página si creemos que es nuestra culpa que no haya funcionado la relación. Se debe empezar a asociar el divorcio como el paso que se debe dar cuando una relación no funciona, no como un fracaso en la vida.


Honestidad con tus hijos: Tus hijos van a preguntar mucho, no van a entender al principio la situación. Se les deben explicar los cambios con lenguaje adaptado a su edad. las preguntas irán llegando con el tiempo.


Deja claro que no es la culpa de los hijos: Se deben de forma muy clara y directa en su lenguaje. Los hijos pueden acumular culpa al creer que ellos son los causantes de que sus padres se separen. Por esta razón no se deben utilizar a los hijos como arma para enfrentar a la pareja.


No descalificar a la pareja: Aunque la relación se haya vuelto complicada, no se trata de descalificar a la otra persona luego de la separación. Si hablamos de nuestra anterior pareja los hijos aprenderán que no existe algún vínculo familiar y que deberán escoger entre ellos. Cuando una separación es cordial y nada problemática conservando en todo momento su bienestar. Se debe hacer por ellos, indica Lucía.


Luchar por un divorcio amistoso (siempre y cuando sea posible): Como indica Silvia Congost, lo ideal sería que los niños puedan estar mitad del tiempo con cada uno de los padres, con la regla de que uno de ellos no sea “tóxico o peligroso para el niño, tenga un perfil maltratador o esté psicológicamente alterado o inestable”. Se debe ser egoísta y compartir el tiempo con nuestros hijos y lo beneficioso que es pasar tiempo con cada uno de sus padres.


¿Mi hijo prefiere estar con un solo progenitor aunque haya custodia compartida?


En el caso de que los hijos prefieran pasar más tiempo con alguno de los padres Silvia indica que se debe tener paciencia y que se recupere la confianza de los hijos. Se debe cumplir claramente con lo acordado en la custodia y los hijos deben pasar el tiempo acordado con cada uno de sus padres. Los hijos con el tiempo se van a ir dando cuenta que se sienten bien donde tienen cariño y la confianza se va a ir recuperando.


Tengo una nueva pareja, ¿Cómo se lo digo a mis hijos?


Si se lleva a cabo el divorcio con la anterior pareja, Congost y Galán apuestan a que se debe esperar un tiempo para contarle a los hijos. Lucía Galán aconseja que esta nueva relación se mantenga en la intimidad hasta que uno esté preparado para contárselo a los hijos.


Fuente: Faro de Vigo

Si requieres más información puedes consultar en nuestra página de divorcio o en nuestra línea en Bogotá 9260348 / WhatsApp 3223621928 o si prefieres puedes enviarnos todas tus consultas a info@gestionlegalcolombia.com



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Cómo lograr que después de un divorcio los hijos se sientan en casa en los dos hogares

Uno de los momentos más difíciles por los que puede pasar una familia es cuando los padres se divorcian. El divorcio es la disolución legal...